Visión

Valores

Poner en valor “lo nuestro”

Innovación sobre la tradición

Fidelidad a las raíces

La cultura, la historia y las tradiciones deben de convertirse en fuentes de riqueza para las comunidades locales, en activos inmateriales que inspiren y promuevan la obra de creadores, artesanos y emprendedores, y en una fuente de disfrute para todas las personasLos artistas de la saga Zuloaga se caracterizaron por inspirarse en las diversas tradiciones artísticas para producir obras de arte originales y de alta calidad

La familia Zuloaga sigue viviendo y permanece implicada en los asuntos de las localidades a las que ha estado vinculada históricamente; viviendo y trabajando durante más de dos siglos entre los territorios de Gipuzkoa, Segovia y Madrid

Excelencia

Ética solidaria

Desde comienzos del siglo XIX los Zuloaga reinterpretaron estéticas del mundo para su uso en las artes decorativas, desarrollando nuevos diseños y soluciones técnicas. Eusebio Zuloaga registró la patente nº 80 de la historia de España y fue el primer español que ganó un premio internacional (Exposición Universal de Londres, 1851). Su esposa (y sobrina) Ramona Boneta Zuloaga fue una pionera en la técnica de la galvanoplastia (impresión de imágenes sobre metales). Los Zuloagas ganarían más de cincuenta premios nacionales e internacionales, siendo condecorados por gobiernos de seis países distintosDesde sus cargos públicos en los ayuntamientos de Eibar, Madrid y Segovia,tres artistas Zuloagas participaron en el servicio público, siendo algunos destituidos por poner sus principios humanitarios por encima de las instrucciones de sus superiores. Antonio Zuloaga y su madre, Valentina DeThomás, tuvieron una actividad humanitaria durante la Segunda Guerra Mundial, ayudando a personas perseguidas; en 1943 Antonio participó en las negociaciones entre España y Los Aliados para el paso de la No Beligerancia a la Neutralidad

Mecenazgo

Cooperación

Los miembros de la familia Zuloaga han sido coleccionistas desde principios del siglo XIX. Ignacio Zuloaga fue precursor en la puesta en valor de El Greco y Francisco de Goya. Las distintas generaciones han venido restaurando ruinas históricas y desarrollado sus propias colecciones

Los Zuloaga no pueden entenderse sin su círculo de amistades, importantes responsables de sus éxitos, pues siempre buscaron aprender, colaborar y disfrutar con quienes eran excelentes. Por eso la Fundación se dedica a divulgar la importancia de la colaboración y los efectos de los círculos creativos (generación del 98 y del 14) en los que se vieron envueltos varios de ellos. La casa Santiago Etxea fue un centro de reunión de lo más granado del arte y la intelectualidad internacional entre 1914 y 1936